El Pregonero

Dardo Cabo: El periodismo transformador

dardo cabo


Editorial

“Nacimos antiimperialistas («Braden o Perón» fue nuestra primer consigna) y antioligárquicos. Levantamos nada más que las banderas del pueblo; luchamos por la dignidad, por la justicia, por la soberanía de la patria. Y el pueblo eligió un conductor que lo expresara. Y hubo lealtad porque el pueblo correspondió a la lealtad de Perón. En la lucha fuimos armando nuestro propio camino. Y también enfrentándonos en fatigosas luchas intestinas; porque el peronismo lleva en su seno la revolución y la contrarrevolución. «El peronismo, decía Evita, será revolucionario o no será» y ella sabía de esa lucha. Por eso decía «será», porque el resultado de esa lucha no existía cuando ella se fue. Ni tampoco existe ahora. Hasta que esa lucha no se defina, nuestro Movimiento —aunque lo queramos—, no podrá llamarse de liberación, porque aún en su seno alberga a los traidores de esa liberación (…)

De aquí nadie tiene derecho a echarnos, ya ahora no nos despide nadie. Porque nosotros somos los hijos legítimos de esta lucha, porque llevamos la carga más pesada durante todo este tiempo. Y esto lo sabemos todos los peronistas, que ya no entienden cómo, si ayer éramos quienes merecíamos el saludo más afectuoso —porque peleábamos— ahora vamos a ser —a la hora del triunfo—, los arrojados. No nos interesan ni los honores ni los puestos. Nos interesa el destino de esta lucha. Nosotros no nos rebelamos ante Perón cuando estaba vencido o exilado, como han hecho muchos de los leales de hoy (…)

Vamos a seguir en la reconstrucción nacional para alcanzar la liberación. Y esa reconstrucción no puede ser sólo moral, se trata de la cosa concreta, de supervivencia. La moral no basta si no hay vivienda, si no hay salud, comida, trabajo y educación. Y si durante todo este tiempo en que no estuvo Perón estas cosas le faltaron al pueblo, los monopolios deben soltar lo amarrocado. No se puede separar reconstrucción de liberación, porque la reconstrucción se hace en la liberación, sino reconstruimos la dependencia.
Y para esto el pueblo debe estar organizado. No sólo el gobierno, sino el pueblo”.


Dardo Cabo escribió esta editorial (Por qué somos peronistas) el 12 de febrero de 1974 para el número 39 de El Descamisado. Casi un año después, sería detenido por la Triple A y asesinado en 1977 tras un simulacro de fuga. ¿Se puede considerar periodista al que milita? Sí. Porque todo periodismo milita. Construye relatos, prioriza valores. Defiende una manera de ver el mundo. En este último tiempo, los oligopolios han construido una maquinaria comunicacional para militar por las grandes corporaciones, por la presidencia del mercado, tal como lo hiciera Bartolomé Mitre desde su usina doctrinaria (La Nación) a principios del siglo pasado, tal como lo hace Héctor Magnetto con su “periodismo de guerra” desde hace varias décadas. Por eso es necesario alzar la voz con valentía, como Dardo. No hay tiempo para falsos adalides de la objetividad. Ni para moderados rentados por corporaciones que juegan al pluralismo y se visten de revisionistas históricos ocultando sus intereses de clase. Es momento de compromiso ideológico, de hacer periodismo desde el pueblo y no mirándolo de costado, como lo hacen varios medios progresistas y acomodados. Lo que se disputaba en 1974 sigue en vigencia. Tomemos la palabra y usemos la información como un elemento transformador.

Related posts
El Pregonero

Maradona: El latente clamor popular

Vértices

Emilce Moler: “Soy más que una sobreviviente de la noche de los lápices”

Visuales

Daniel Santoro: "El peronismo viene a incorporar un poco de sensatez a la locura capitalista"

El Pregonero

Néstor, el hacedor de lo posible

Suscribite a nuestro newsletter y mantenete informado.