El Pregonero

Gregorio Selser: La fuerza de un periodismo latinoamericano

gregorio Selser


Editorial.

Comenzó como barrendero en Montevideo. Se había ido de Buenos Aires perseguido por sus ideas socialistas. Desde allí se empezó a interesar por la situación obrera argentina y su precaria legislación. Con Carlos Quijano conformó el semanario Marcha. Aprendió bajo el mismo techo de Alfredo Palacios la historia de Latinoamérica. Ya en los años cincuenta se dedicó a investigar las operaciones de inteligencia de la incipiente CIA en Irán y Guatemala. En ese ida y vuelta de papeles encontró una atracción profunda por la figura de Augusto Sandino. Lo que daría cuenta de una de sus obras cumbres, Sandino, general de hombres libres.

Desde su exilio en la Ciudad de México, tras ser puesto en una lista negra por los servicios de inteligencia norteamericanos, la Triple A en Argentina y luego la Junta Militar, Selser dio pie a su monumental Cronología de las intervenciones extranjeras en América Latina. Desde la independencia de Estados Unidos en 1776 hasta la intervención en Panamá de 1989. Recordar su legado requiere una visión más profunda que la de un recolector de información, que la de un divulgador de acontecimientos. Selser fue una de las mentes más lúcidas de la región en el siglo XX. Fue el que dio a conocer más de 200 luchas de emancipación. Fue el que fustigó a los medios masivos contrademocráticos, manipuladores al servicio de intereses extranjeros, serviles al poder, a la mentira sistematizada.

Pensar en él es pensar en la historia de dominación que sufre y persiste en Latinoamérica. Un contexto que se reflota desde la presión económica y comunicacional que ejercen las oligarquías locales. Las victorias de las élites en Uruguay, Brasil y Chile dan cuenta de que la colonización de la subjetividad es muy profunda. Las intervenciones ya no necesitan ser militares, aunque siempre hay posibilidad de que lo fueran, como en Bolivia, pero lo que prima es una coacción cultural. Es vital poner algo sobre la mesa: no se puede entender la desigualdad de los países del tercer mundo sin poner el eje del análisis en la política imperialista norteamericana y en los grupos económicos que la sostienen.

Para Gregorio Selser, Latinoamérica era un región saqueada y mancillada permanentemente por las grandes potencias. Por los grupos de poder económicos. Por los traidores. Por la cultura cipaya y entreguista mamada de una educación construida por la aristocracia. Supo decir que si América Latina no resolvía su situación con Estados Unidos “en función de objetivos nacionalistas, autonomistas, de soberanía nacional y al propio tiempo de integración” resultaría “condenada a la dependencia”.

Nuestra historia es una historia de intervencionismos. De persecuciones políticas. De proscripciones. De sangre derramada. Lo que nos enseñó el comprometido periodismo de Selser es que siempre hay una historia de resistencias detrás de esa opresión. Una serie de luchas que necesitan ser visibles. Para organizarse como estados soberanos, para construir una identidad propia; una cultura de los pueblos que nos desligue de una vez del dominio foráneo y ultrajante. Repasar las luchas del pasado es una manera de entender el presente. Un ejercicio político de construcción de conciencia.

Related posts
El Pregonero

La libertad de los patrones

El Pregonero

Mudos o afónicos | La polémica por el concurso del Fondo Nacional de las Artes

Vértices

Carlos Ulanovsky: “No pienso que hoy los medios tengan un poder omnímodo”

El Pregonero

Operadores esenciales

Suscribite a nuestro newsletter y mantenete informado.

Worth reading...
Dardo Cabo: El periodismo transformador