Visuales

Estado del tiempo | Militancia de un amor desmemoriado

La obra de Daniel Dalmaroni, dirigida por Ana Alvarado, cruza el amor y la tragedia de un matrimonio con la memoria latente de la resistencia peronista en los años setenta.


Por Nadine Duchini.

Estado del tiempo, es una de las obras que conforman el libro Perón vive! Cuatro obras peronistas, escrita por Daniel Dalmaroni. Bajo dirección de Ana Alvarado se presenta en el Centro Cultural de la Cooperación hasta fines de agosto, con funciones todos los viernes a las 20hs.

Una obra que se desarrolla en la Argentina después de Perón, con un vaivén de vivencias confusas y recuerdos imprecisos. Portadora de un humor ennegrecido por cierta cuota de realidad, cuenta una historia simple que a su debido tiempo culmina con un giro tierno y doloroso del cual forma parte un hombre desconcertado.

En un patio de baldosas españolas y con el típico mobiliario de jardín; ese de hierro pesado lleno de arabescos, aparecen dando comienzo al acto Graciela (Marcela Ferradás) y Roberto (Guillermo Aragonés). Vermú de por medio, se desarrolla entre ellos una discusión que enciende la curiosidad de Graciela.

Hace dieciocho años se casó con Roberto, pero no sabe casi nada de su pasado. Su amnésico marido recuerda de repente la caída de Perón, una fiesta a la que asistió en el año 1956 y que odia que su mujer fume. Esto desplegará una serie de actos irracionales, humorísticos y lóbregos que traerán a Marcela o “Marcelita” (Irene Almus) a este jardín del año setenta.

“Con este trío en escena se desarrolla un texto energético, veloz e intenso que sabe conectar con el espectador desde las pasadas costumbres argentinas”.


Con este trío en escena se desarrolla un texto energético, veloz e intenso que sabe conectar con el espectador desde las pasadas costumbres argentinas. La dirección se percibe en los detalles actorales, ergo, al público no se le permite alejarse del contexto tiempo-espacio en el que se presenta la obra. Cada personaje tiene un modo de ser altamente definido por quien lo interpreta y provoca una empatía al instante

La audiencia puede sumergirse en la historia novelesca de una manera muy práctica y sensible. Todo acontece en un mismo espacio, ese patio de casa amplia típico para terminar una reunión social. Pero en este caso es para dar comienzo a la tertulia de una extraña trinidad.

Té de jazmín de por medio, Graciela tiene una idea delirante para conocer a Marcelita quien, al parecer, fue el primer amor de su marido. Y en medio de una puesta en escena austera, pero podría decirse, bien argenta, transcurrirán distintas confesiones entre estas dos mujeres que se desconocen hasta notar que tienen un hombre en común. Una fue el pasado de Roberto, y relata una breve relación sumergida en la mendicidad.

La otra es el presente, el profundo amor y la frustración de no comprender bien la mente de su esposo. Mientras tanto, el hombre en cuestión, Roberto, trata de reconstruir su pasado para darle coherencia al presente, luchando contra su psiquis que sólo le dice que detesta el olor a cigarrillo, que él tuvo un matrimonio feliz y que Perón ha caído.

En esta obra, la política, los enredos, el olvido, el amor o la idea de él, convocan al tiempo y a nuestra historia militante como su principal ingrediente. Tres corazones aguardan a que caiga la tormenta en el patio donde el absurdo se abraza con la desdicha y la comicidad con la tragedia.

Personajes que vacilan entre la culpa, la reminiscencia y una verdad cruel. ¿Es mejor no recordar? ¿Cuánto nos hiere el tiempo? ¿Si olvidara mis ideales, estos tocarían a mi puerta de nuevo? Quizás se suplantarían memorias oscuras por otras más felices. O simplemente florecerían memorias para no desaparecer.

Ficha técnico/ artística

Dramaturgia: Daniel Dalmaroni
Actuación (por orden alfabético): Irene Almus, Guillermo Aragonés, Marcela Ferradás
Diseño de escenografía y vestuario: Gabriella Gerdelics
Diseño lumínico: Malena Miramontes Boim
Música original y diseño sonoro: Juan Cristóbal Sleigh
Fotografía: Hernán Núñez
Prensa: Valeria Franchi
Producción ejecutiva: Cristina Sisca
Asistencia de dirección: Guillermo Echenique
Dirección: Ana Alvarado

Centro Cultural de la Cooperación, sala Raúl González Tuñón – Av. Corrientes 1543, CABA.
Funciones: Viernes, 20 hs

Related posts
Visuales

El David Marrón | Romper los mandatos estéticos

El Pregonero

Víctimas del vaciamiento

Vértices

Víctor Hugo Morales: “Hay una batalla fuerte en lo cultural que tenemos que dar permanentemente”

Vértices

Hernán Brienza: “Sería interesante la convocatoria a una autocrítica de la clase dominante en la Argentina”

Seguinos en las redes @rudalarevista Revista ruda