Visuales

Tóxico | Rememorando un pasado sin retorno

En la obra de Lot Vekemans, el reencuentro de una pareja recrudece los fantasmas de un pasado que atormenta el presente afectivo, como un eco imposible de silenciar.


Por Pablo Pagés.

Un hombre y una mujer se reencuentran tras 9 años de silencio. Esperan. Y mientras esperan sale un pasado en común: Sólo veo. Veo lo que no está. Y lo que debería estar. Veo una historia. Un pasado. Un pasado que no llegó ni a ese estatuto. Una simple historia frustrada.

Tóxico es una historia sobre la pérdida y las diferentes maneras de afrontarla, sobre las dificultades para comunicarnos y sobre nuestra extraordinaria capacidad de perdonarnos.

Por fin algo tan tóxico y tan humano. Las relaciones de necesidad afectivas que se tejen alrededor de una relación que no prospera son tóxicas por añadidura, son crueles y tremebundas.

Tóxico interpela, por un lado o por el otro. Nadie sabe bien por qué están en ese encuentro uno con el otro. Pero están. Rememorando un pasado que quizá no hayan podido superar porque sin saberlo su destino estaba en no superarlo. Porque esta relación pendula entre una patibularia reclamatoria de sinsabores que forman la mágica y mística relación entre el deseo y la muerte.

Tánatos y Eros enfrentados de manera profunda en una lucha que sólo se termina por el desgaste de ambos, y ambos fastidiados y muy cansados dejan de esperarse y se entregan a un inconsciente servilismo melancólico.

Pero ese pasado no se supera. No lo hace porque hay de parte de los dos un sentimiento primitivo de culpa. ¡Ayyy maldita culpa! A veces nos ayuda a reconstruir una relación, otras a vivir en un infierno sin resoluciones.

El uno por el uno y el otro por el otro.

Llegan, van avanzando de a poco en esta historia que se construye con la crudeza de un policial negro. ¿Qué disculpas hacen falta dar para cerrar algo que quizá ya se había cerrado? Pero por esto es tóxico, porque el idioma en el que se manejan remite a un pasado en el que ninguno de los dos ha sido feliz, en el que sólo caminaron por un sendero de irritaciones y flaquezas, al paso.

“Las relaciones de necesidad afectivas que se tejen alrededor de una relación que no prospera son tóxicas por añadidura, son crueles y tremebundas”.


Porque estas mil y una noches se construyen sobre la base sedimentosa de todos estos amores arrojados al tacho de basura.

Una apuesta a sumergirse en la angustia total. Quizá, y lo afirmo, muchos de los pasajes de “Fragmentos de un discurso amoroso” de Roland Barthes, van por este camino.

Este encuentro reafirma que “los amores cobardes no llegan a amores ni historias, se quedan allí, ya ni el tiempo los puede salvar, ni ningún orador conjugar” (Silvio Rodríguez).

Foto: Prensa Tóxico

Ficha técnico-artística

Actor: Marcelo Subiotto, Mara Bestelli
Dirección: Pablo Di Paolo
Dramaturgia: Lot Vekemans
Teatro El Extranjero: Valentín Gómez 3378, Buenos Aires
Prensa: Daniel Franco.

Related posts
Visuales

Pareidolia | Cuando los sueños se transforman en pesadillas

Visuales

La conversación infinita | Un círculo donde las intenciones nunca se plasman

Visuales

Alejandro Radawski: "Un director se necesita para crear algo estético y visual sobre un escenario, y ahí es cuando su creatividad se pone en jaque"

Visuales

Petit Hotel Chernobyl | Un bunker contra la impiadosa realidad

Suscribite a nuestro newsletter y mantenete informado.

[mc4wp_form id="14"]

Worth reading...
Mauricio Kartun: “Cuanto más teatro bueno veas más fuerte se hará la percepción de lo desolado de esas narrativas estandarizadas, de ese protocolo de liviandad berreta”