Visuales

Katie’s Tales | Las heridas de un poema polaco

La obra de la actriz e investigadora teatral polaca Agnieszka Kazimierska, dirigida por Mario Biagini, teje un diálogo entre una mujer y sus generaciones pasadas signadas por la frustración del deseo, donde entran en juego los lenguajes, la poesía y las huellas de la memoria en los cuerpos.


Por Nadine Duchini.

Estremecedora y tornadiza, arrolladora y sensible. Volvió Katie´s Tales: el deseo de una mujer en el torbellino de la historia, la obra de teatro en idioma inglés, pero con subtítulos en español, que ya inició su recorrido en CABA (29/4 – 30/4) y lo finalizará en la ciudad de Rosario (13/5).

Creada por su única intérprete, la actriz, investigadora teatral y profesora Agnieszka Kazimierska (Polonia) y bajo dirección de Mario Biagini (Italia), director asociado del Workcenter of Jerzy Grotowski and Thomas Richards, Teatro Nazionale Della Toscana hasta 2021, la obra fue estrenada por primera vez en 2018 y se viene presentando en numerosos festivales y espacios teatrales alrededor del mundo.

En una oscuridad absoluta, característica del momento previo a volver de un mal sueño, comienza este unipersonal. Katie (Agnieszka Kazimierska) se nos presenta con el alma y los pies desnudos. Con lo mínimo en escena, con elementos austeros, exactos y listos para acompañar la representación de una mujer y su soledad/obsesión. Portando una voz que se proyecta más allá de los muros, este personaje interpreta desde un inicio cantos en su idioma natal, casi como una plegaria, como una súplica o invocación de los recuerdos más dulces pero dolorosos.

En un idioma que muchos no comprenden, Kazimierska entona melodías que van más allá de su tono soprano portentoso y elabora una conjunción desde sus ojos angustiados, sus palmas rojas de tanto presionarlas, desde su cuerpo entero en temblor desesperado y con una sonrisa por momentos impuesta al personaje.

“Portando una voz que se proyecta más allá de los muros, este personaje interpreta desde un inicio cantos en su idioma natal, casi como una plegaria, como una súplica o invocación de los recuerdos más dulces pero dolorosos”.


Aferrada a una carta de su amado, Katie espera que él regrese de un viaje incierto en un momento funesto de la historia humana. Ella discute constantemente con los personajes que se turnan para poseerla en el escenario. Les habla en polaco, les llora en inglés y simula o trata de mantener la compostura con algunos de ellos.

El texto recorre distintos momentos en este cuento torcido de manera sinuosa, le dedica un discurso a la humanidad sangrante de ese entonces (y se podría decir de ahora). La actriz crea un personaje que grita, danza y bebe su pena en un té. Vocifera sus sentimientos de confusión, retumbando estos en cada tímpano de la sala, como las bombas de la guerra. Aúlla su historia en versos poéticos que se proyectan en español a sus espaldas y así todo el público se une en un único lenguaje.

Katie´s Tales se presenta como en un sueño o pensamiento reprimido, con una temporalidad imprecisa, con pequeños gestos que son detonantes de remembranzas sumamente traumáticas de una batalla que Katie no eligió ni vio venir.

En esta invocación a la memoria de una mujer triste, hay una tensión que se deja sentir ante el público de una manera extrañamente bella, armoniosa y por momentos de calidad súper sensorial. Un personaje que levita alrededor de la escena y se protege bajo su Prunus avium. Luego, circunstancialmente, se recuerda a ella misma o imagina florecer en la adversidad como el cerezo lo hace en el frío, para entonces marchitarse velozmente.

La historia de un mundo personificado en lo femenino, es una mujer violentada y abandonada por el hombre, que extraña a su luna y necesita el calor del sol. ¿Una historia que deja dudas como recurso teatral? ¿Un cuento real o la imaginación agónica de su protagonista? Es una obra que no deja apartar la vista ni un instante del escenario y eso responde a cualquier incógnita.

Ficha técnica y artística

Creación e interpretación: Agnieszka Kazimierska (Polonia)
Dirección: Mario Biagini (Italia)
Asistencia artística y técnica: Alejandro Tomás Rodríguez
Producción en Argentina: Cecilia Ducca
Producción general: Fondazione Teatro della Toscana/Workcenter of Jerzy Grotowski and Thomas Richards (Italia)

Espacio teatral: Área 623, Pasco 623 (CABA).
Próxima función: Sábado 13/5 en La Sonrisa de Beckett, Entre Ríos 1051 (Rosario, Santa Fe).

Related posts
Visuales

El David Marrón | Romper los mandatos estéticos

Visuales

Ese Bow-Window no es americano | Cómo llenamos nuestros vacíos

Poéticas

Pablo Andrés Rial: “El presente te lleva siempre a la memoria”

Visuales

Escarabajos | Las cajas chinas de nuestras violencias

Seguinos en las redes @rudalarevista Revista ruda