Visuales

Petit Hotel Chernobyl | Un bunker contra la impiadosa realidad

La obra de Andrés Binetti retrata la convivencia de cuatro mujeres que resisten el peso de sus desgracias en un cuarto de hotel, una comedia dramática que expone la frustración de una sociedad en donde el éxito es solo para unos pocos.


Por Marvel Aguilera.

Lo peor de la tragedia de Chernobyl no fue la explosión de la central en 1986, sino esos efectos paulatinos producidos por la contaminación radiactiva, los miles hogares abandonados, el destierro, los trastornos psíquicos que llevaron a cantidades enormes de personas a perder el sentido de su propia existencia. La vida, tras la pandemia, padece efectos similares. Una normalidad plagada de interrogantes abiertos, de incertidumbres ante un horizonte anclado en el presente, entre las depresiones mentales y económicas, repleto de ansiedades y frustraciones. Petit Hotel Chernobyl de Andrés Binetti nos plantea un escenario en donde las realidades se fragmentan entre las ilusiones perdidas y un manojo de verdades dolorosas soportadas en una habitación que hospicia como refugio de un afuera repleto de crueldad.

Cuatro mujeres de diferentes generaciones conviven en un pequeño y gris cuarto que funciona como un resguardo, un bunker permanente. Una tenista que no logra ganar un partido y piensa exóticas alternativas para su retiro. Su entrenadora, la “coach” del grupo, que insiste en encontrar en la deportista un escapismo de la monotonía que atraviesa a diario. Una joven con un aparente trastorno que pasa sus días en pijama sobre la cama cucheta, como una observadora panóptica de las acciones y tristezas ajenas. Y una maestra con problemas para vincularse con los niños que lidia con sus resabios normativos y los fantasmas de la cotidianidad escolar.

Todas ellas se aferran a sobrevivir, a paliar las derrotas en conjunto, a una espera que nunca cesa porque el afuera no tiene compasión. No se frena. Ni los precios bajan ni las raquetas son suficientes para triunfar. Por eso, en ese cuarto semi oscuro todavía hay esperanza: música que suena aunque los cuerpos no estén animados, entrenamientos que se activan con una palabra de aliento, pedidos de perdón en medio del desamparo. Es que las cuatro son una propia estructura, un cuarto humano, sensible, que resiste ante un mundo donde prima el éxito de los números y las estadísticas.

“Todas ellas se aferran a sobrevivir, a paliar las derrotas en conjunto, a una espera que nunca cesa porque el afuera no tiene compasión. No se frena”.


Con una escenografía que juega entre la distopía y el conventillo, la obra avanza en pequeños actos que se prenden y apagan como recortes, destellos de una realidad que evoca ese tránsito de las protagonistas por un laberinto circular, uno que las vuelve a colocar en el lugar inicial. Un “game over” constante para de vuelta empezar, porque la vida es así cuando las oportunidades escasean. Los diálogos son los que desarrollan el universo de ese afuera que no conocemos, pero que se ilustra en cada una de las caracterizaciones tan personales y comprometidas de las actrices.

Nicolás Manasseri dirige esta comedia negra que pone en perspectiva las implosiones sociales, esas que parecen no estar pero ocurren, muy a menudo, del otro lado de cualquier pared. Pero también de cómo construimos realidades paralelas en medio del sufrimiento; escapismos imaginarios para soportar el peso de vivir en una sociedad cada vez más individualista. Finalmente, de cómo nuestro instinto, en medio de la supervivencia, sigue acoplándonos para que desde lo colectivo encontremos algún halo de ilusión para continuar avanzando o quizás, simplemente, una risa que nos haga olvidar en dónde estamos parados aunque sea por unos minutos.

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA

Dramaturgia: Andrés Binetti
Actúan: Alejandra Oteiza, Jowy Sztryk, Silvia Villazur, Martina Zapico
Vestuario: La Costurera Teatro
Escenografía: Vanessa Giraldo
Diseño gráfico: Nahuel Lamoglia
Asistencia: Luciana Sapia
Prensa: Duche&zárate
Producción ejecutiva: Nicolas Manasseri, Martina Zapico
Dirección: Nicolas Manasseri

Itaca Complejo Teatral Humahuaca 4027, CABA.
Función: Viernes 21:30 hs.


Related posts
Visuales

Pareidolia | Cuando los sueños se transforman en pesadillas

Visuales

La conversación infinita | Un círculo donde las intenciones nunca se plasman

Visuales

Alejandro Radawski: "Un director se necesita para crear algo estético y visual sobre un escenario, y ahí es cuando su creatividad se pone en jaque"

Vértices

Miguel Ángel Diani: “La poética es única en cada dramaturgo y en cada dramaturga”

Suscribite a nuestro newsletter y mantenete informado.

[mc4wp_form id="14"]

Worth reading...
Der Kleine Führer | La serpiente somos todxs