Visuales

Human Tecno Trans | La resistencia a una sociedad algorítmica

La obra de Luciano Saiz aborda los límites entre lo humano y lo artificial, al tiempo que expone los excesos de una sociedad desconectada de la realidad y de sus identidades.


Por Marvel Aguilera.

“El hombre ya no es la medida de todas las cosas”. Es un poco la idea que expuso el alemán Peter Sloterdijk en su conferencia Reglas para el Parque Humano de 1999. Su escandalosa teoría en aquellos años, que postulaba la idea de utilizar la biotecnología para resignificar aquella noción de la República platónica y construir una elite gobernante de “superhombres” modificados genéticamente, hoy parece algo más cercana, hasta digerible. Una empresa que empieza a filtrarse desde los grandes centros tecnológicos de Silicon Valley, hacia un futuro transhumanista que parece inevitable. Pero hay algunos interrogantes centrales alrededor de esta paulatina transformación, ¿cuál será el límite de nuestras identidades humanas? ¿La inteligencia artificial será una herramienta humana o su inevitable perdición? ¿Estaremos ante una nueva forma de domesticación por parte del mercado? Lo cierto es que si hay una crisis en el humanismo, las causas posibles, más que en el avance robótico, seguramente estén alrededor de las grandes brechas de desigualdad globales, el ecocidio generalizado y los conflictos bélicos que ponen en vilo la integridad de nuestros territorios.

En la obra Human Tecno Trans, Luciano Saiz nos abre la puerta de la lucha interna entre la esencia humana y la biotecnología a partir de cinco personajes que pondrán en eje las problemáticas filosóficas vinculadas a nuestras limitaciones, al sostenimiento de la identidad y a una conciencia de muerte alterada que pone en perspectiva el horizonte de expectativas de nuestras vidas.

El verborrágico Doctor Calvo (Manuel Vicente) presenta ante el público una muestra de los avances biotecnológicos de su clínica experimental. Se trata de cinco pacientes que han decidido implementar alteraciones tecnológicas en sus corporalidades o en las de sus seres queridos. Una mujer que es clonada para sanar un cáncer, pero cuyas copias responden a partes de su identidad que intentarán mantener su equilibrio. Un hombre cuya consciencia, como una nube virtual, es trasladada a un dispositivo hasta que aparezca un donante de cuerpo. Una joven que quiere amalgamar su esencia con el de un personaje de animé. Una madre que busca paliar el dolor de la pérdida de su hija mediante un holograma que recrea sus características. Y una joven que dona su cuerpo para experimentación a cambio de una extraña muerte asistida.

“Como si fuera un teatro que oficia de presentación tecnológica al estilo de Tesla o Apple, la obra interactúa con el público, haciéndolo parte de la propia dinámica experimental que discurre alrededor de los personajes”.


Cada una de las personas se enfrentan a una disyuntiva de aceptación o rechazo. Hay algo en ellas que no logra asimilarlo, desde ese instinto animal ligado a su humanidad. El enojo, la resignación, el desencanto. Las emociones van configurando y moldeando nuevas personalidades. ¿Vale la pena la eternidad? La pregunta se disgrega alrededor de las conflictividades, más en un mundo que es el causante de muchos de los males que nos acercan a una muerte prematura, como la violencia, el estrés, la pobreza y las enfermedades producidas por un ambiente contaminado.

Como si fuera un teatro que oficia de presentación tecnológica al estilo de Tesla o Apple, la obra interactúa con el público, haciéndolo parte de la propia dinámica experimental que discurre alrededor de los personajes. El Doctor Calvo vitorea como un presentador de circo, de fenómenos de feria que sirven de entretenimiento y también de morbo. Es que Human Tecno Trans juega con el humor que despiertan esos dislates entre las vivezas de nuestra especie y el hermetismo de la tecnología, como un cruce entre los films Ex Machina y La isla del doctor Moreau.

Los juegos de luces, audiovisuales y proyecciones buscan transmitir una sensación distópica, de una sala también convertida en parte de los impulsos del Doctor Calvo. Una lógica que pone el esfuerzo en los actores que deben sintonizar sus líneas con el tiempo de las proyecciones, lo que hace por momentos que esos “diálogos” estén tensionados.

Luciano Saiz busca provocar desde una puesta que más que ensalzar o poner el foco sobre los posibles adelantos tecnológicos que puedan interpelarnos como humanidad, lo que hace es hablar de nuestras inseguridades como especie; del ansia de poder que anida en parte de nosotros; del narcisismo que se ve potenciado mediante las redes sociales; de una era de la individualidad que nos atraviesa y que ve el progreso como una proeza personal más que una construcción colectiva.

Human Tecno Trans es una obra que expone cómo los propios humanos se han alejado de la humanidad en busca de una trascendencia que desdibuja sus identidades. Una sociedad que scrollea más que camina, y que ha dejado de habitar los territorios para sumergirse en los exploradores virtuales. Una sociedad de filtros, desconectada de la realidad desde la permanente conexión digital. De vidas que están en manos de las grandes corporaciones que digitan mediante algoritmos nuestros deseos, expectativas e intereses.

Una pieza original que nos invita a pensar si estamos dispuestos a utilizar la tecnología para transformar la realidad o a dejarnos asimilar por los intereses económicos de quienes son dueños absolutos de ella.

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA


Dramaturgia: Luciano Saiz
Actúan: Graciana Edul, Lucas Ferraro, Laura López Moyano, Verónica Piaggio, María del Mar Juan, Déborah Turza, Manuel Vicente
Mapping: Sara Degaetano
Diseño de vestuario: Gabriella Gerdelics
Diseño de luces: Victor Chacon
Diseño sonoro: Marcelo Martinez
Diseño Multimedia: Matías Bogotto, Julieta Lara Garcés, Francisco Leno, Ezequiel Zybert
Realización de escenografia: Laura Cardoso
Redes Sociales: Sofía Bustos
Música original: Marcelo Martinez
Filmación: Julián Lona
Fotografía: Maria Paula del Olmo
Entrenamiento corporal: Luciana Taverna
Prensa: Marisol Cambre
Producción artística: Muta Multimedia
Producción ejecutiva: Danae Pienica
Producción general: Máquina De Efectos
Colaboración artística: Luciana Taverna
Dirección: Luciano Saiz

Área 623Pasco 623, CABA.
Función: Viernes 21:00 hs.

Related posts
Visuales

Fiesta en el Jardín | El desencanto del optimismo

Vértices

Ernesto Jauretche: “El peronismo es una ideología que pertenece a la conciencia natural de la humanidad”

Vértices

Héctor Alvarellos: “Quiero hacer teatro en el espacio público porque es el lugar donde pasa la historia”

El Pregonero

La Scaloneta | Oda a la representación popular