Literaturas

Agustina Bazterrica: “Cadáver exquisito tenía todo para generar rechazo en la sociedad pero generó fascinación”

Autora de la novela Cadáver Exquisito (Alfaguara, 2017), Agustina Bazterrica fue premiada en Estados Unidos con el premio Ladies of Horror Fiction.


Por Gabriela Lucatelli. Foto portada Denise Giovanelli

Agustina Bazterrica nació en Buenos Aires en 1974. Es licenciada en Artes, escritora y tallerista desde hace varios años. Tras haber ganado el Premio Clarín de Novela en 2017 con su exitosísimo libro Cadáver exquisito, -editado por Alfaguara y que hasta el momento fue traducido a diecisiete idiomas-, se consolida como una de las autoras más leídas de la actualidad. Con motivo de haber sido premiada con el prestigioso Ladies of Horror Fiction, Ruda conversó con ella acerca del recorrido que la llevó a convertirse en una referente para quienes la leen, tanto dentro como fuera del país.

Revista ruda

¿Cómo fueron tus inicios en la escritura? ¿Recordás tu primer acercamiento a los libros?

Los escritores solemos crearnos un mito alrededor de nuestro primer acercamiento a los libros. En mi caso particular tengo la sensación de que la literatura estuvo siempre presente en mi vida. Aprendí a escribir y enseguida me surgió el interés en narrar y hacerlas de manera llamativa para las maestras, por lo que mis primeras historias las hacía para la cartelera de la escuela. Ya entrada en la adolescencia, comencé a escribir en un diario que aún conservo, donde escribía poemas que hoy sinceramente me parecen espantosos, artificiales y llenos de lugares comunes. Los típicos errores en los que una cae cuando empieza a escribir. Pero fue gracias a esos poemas que empecé a asistir a los talleres de Liliana Díaz Mindurry, quien es mi maestra hasta el día de hoy y de quien sigo aprendiendo muchísimo. Ella fue la primera lectora que tuvo Cadáver Exquisito y mis demás obras, de hecho. A pesar de que mis poemas eran horribles ella vio algo en mí que yo no había visto. Cuando llegó el momento de elegir una carrera universitaria me encontré en la ambivalencia de no saber si me convenía dedicarme a la escritura, es por eso que empecé Letras y la abandoné al poco tiempo. También fue porque en esa época trabajaba en el Teatro Colón y fantaseaba con convertirme en cantante lírica. Cuando finalmente me decidí a dedicarme cien por ciento a la escritura comencé a enviar mi obra a concursos y me anoté a la Licenciatura en Arte en la UBA. La vida universitaria me entrenó para aprender a leer desde otro lugar y me otorgó un bagaje de imágenes muy grande en la cabeza. Pero aún habiéndome recibido de la carrera siempre supe que iba a querer dedicarme a escribir ficción.

Con todo este recorrido realizado, ¿cómo llega la posibilidad de publicar tu primera novela, Matar a la niña en 2013 por Textos Intrusos, y cómo fue el proceso?

Hacía tiempo que me venía presentando a un montón de concursos con la esperanza de ganar algún día y con ello lograr que alguna editorial me publique. Sin embargo, eso no sucedió. Llegué a Textos Intrusos por recomendación de mi amigo Carlos Carioli, quien ya había publicado con ellos. Para ser una publicación independiente le fue muy bien al libro, además de ser un proceso del cual aprendí un montón porque me pude involucrar. No pagué la publicación pero sí me pagué la prensa, algo genial porque fue así que comencé a dar mis primeras entrevistas. Esto me preparó para la avalancha que se vendría después con Cadáver Exquisito. Hablar de la novela en público me permitió correrme de la obra y analizarla desde otro lugar. No reniego de Matar a la niña, porque si no fuera por esta novela no hubiera podido escribir la siguiente, sin embargo hoy viéndolo a la distancia no la hubiese publicado. Tampoco la reeditaría. Contiene muchas referencias a la historia del arte, por lo que no es un libro para la masividad, y mucho humor con cosas que actualmente ya no me causan gracia. Es un primer libro con muchos defectos pero en ese momento era lo mejor que podía escribir.

“La realidad es que a la hora de escribir no pienso en el género en el que la historia se encuadra. De hecho, recién concebí a Cadáver… como una distopía la noche en la que tuve que subir al escenario a recibir el premio y me preguntaron ¿En qué género encasillarías tu obra?. Para mí no existen los géneros literarios, todo es literatura.”


En 2016 llega tu libro de cuentos Antes del encuentro feroz. ¿Qué cosas cambiaron respecto a la primera publicación?

A diferencia de lo que me pasó con la novela, acá llegó el turno de golpear las puertas de editoriales. Eso me enseñó a ser estratégica, saber hacer un buen seguimiento. Fue un proceso de aproximadamente seis meses en el que muchas editoriales me rechazaron, otras me dijeron “sí, nos gusta pero…” y otras directamente nunca me respondieron. Lo cual es entendible: las editoriales reciben muchos manuscritos por semana y es por eso que tuve que ser estratégica a la hora de acercarme y sobre todo trabajar con la ansiedad. Hasta que llegó Alción, el sello que le abrió las puertas a mi libro. Este libro circuló un poco más que el anterior, pero la distribución seguía siendo limitada.

Hasta que llegó el Premio Clarín de Novela en 2017…

Exactamente. Terminé de escribir Cadáver exquisito diez días antes de presentarlo, por lo que esta vez no pasé por la ansiedad de enviarlo a editoriales y esperar respuestas. La novela ganó y firmé contrato con Alfaguara, con quienes tuve una hermosa experiencia. Hasta el momento nunca había trabajado con una correctora literaria y como si fuera poco me pusieron a la correctora de Piglia. Todo el recorrido anterior a este premio me sirvió para prepararme a hablar en entrevistas, asistir a ferias, ir a la televisión, etc. Todas cosas que después de cuatro años por suerte continúan porque la novela se sigue reeditando y publicando en otros idiomas. Lo más increíble es que el libro ahora se está dando para leer en escuelas y me llaman para que vaya a dar charlas a chicos de secundario. La vivencia es de una enorme sorpresa y agradecimiento porque el libro tenía todo para tranquilamente generar rechazo en la sociedad y a pesar de ser un libro fuerte y polémico generó lo contrario: fascinación. Hasta el momento fue traducido a diecisiete idiomas. Es inédito que un libro de una desconocida total haya tenido esa explosión.

Agustina Bazterrica (Eloy Rodríguez Tale, 2018)

¿Cómo te sentís cuando te catalogan como autora del género de terror?

Me sucedió que cuando se publicó Cadáver exquisito comenzaron a llamarme para dar charlas sobre distopías, que es el género donde considero que más se ubica la novela. Pero desde que fui publicada en Estados Unidos y gané el premio Ladies of Horror Fiction, me invitan a dar charlas sobre terror. Y así como en su momento tuve que ponerme a estudiar y leer mucho sobre distopías -porque una cosa es leer novelas del género y otra cosa es estar capacitada para dar charlas sobre ello-, ahora tuve que formarme en la historia del terror. Pero la realidad es que a la hora de escribir no pienso en el género en el que la historia se encuadra. De hecho, recién concebí a Cadáver… como una distopía la noche en la que tuve que subir al escenario a recibir el premio y me preguntaron “¿En qué género encasillarías tu obra?”. Para mí no existen los géneros literarios, todo es literatura.

Como mencionaste recién, fuiste premiada recientemente con el Ladies of Horror Fiction. ¿Cómo te enteraste de que habías ganado y qué significa para vos el premio?

Postularon a Cadáver exquisito para el premio a raíz de la publicación que recientemente se hizo en EE.UU.. De todos los libros nominados, el mío era el único que había sido traducido. Ganar un premio siempre es genial porque ayuda a difundirte como autor y llegar a más lectores, pero en este caso me llamó la atención que el premio terminó teniendo mucha más relevancia acá en Argentina que allá. De igual manera, hizo que a cuatro años de su lanzamiento se volviera a hablar de la novela. Llega un punto en el que la gente te deja de leer, los libros tienen un ciclo, salvo que seas autor de un clásico. Es por eso que agradezco que se siga hablando hasta hoy de Cadáver exquisito.

Actualmente te encontrás brindando talleres de escritura. ¿Qué temáticas tocan?

Doy un taller de lectura y otro de escritura junto a Agustina Caride, ambos anuales, los cuales por el contexto se están dictando a través de Zoom. También estoy dando talleres más cortos, de una duración de dos meses, donde utilizo la plataforma Classroom. Estos últimos son talleres específicos con cierta temática. Cada semana presento a un autor diferente y en base a su estilo doy consignas para que la gente pueda soltarse y se permita experimentar con la escritura. En este momento estoy preparando un taller sobre Borges para dictar en España.

¿Qué autores nacionales estuviste leyendo últimamente y te gustaría recomendarnos?

Recomiendo mucho a Ángeles Salvador, quien acaba de lanzar su nueva novela La última fiesta. Después otros autores que me gustan del panorama actual son Juan José Becerra, María Gainza y Diego Muzzio. También recomiendo mucho la obra de Rafael Pinedo, un autor increíble de distopías que lamentablemente falleció muy joven.

Related posts
Literaturas

José María Marcos: “El conurbano es un territorio de conflictos, extrañas alianzas y contrastes que tengo muy presente al escribir”

Literaturas

Pedagogía de la sordidez | Una lectura de Cuando la noche quema

Literaturas

Jazmín Nogaró: “Leer es soltar la mente y viajar sin moverme del sillón de casa”

Poéticas

Lucía Gris: “La pandemia hizo que crezcan otros modos de llegar a las personas”

Suscribite a nuestro newsletter y mantenete informado.

[mc4wp_form id="14"]