Música

Las Sombras | El Club de los Nostálgicos

Las Sombras, una joven banda de rock con amor por el arte del pasado en todas sus formas, publica su tercer trabajo discográfico El Club de los Nostálgicos.


Por Lean Fuentes. Fotos: Manuel Cascallar

Luego de lanzar dos adelantos, Me Dijiste Tu Nombre y Las Vueltas de la Vida, presentan nuevo disco de larga duración, su tercer trabajo discográfico: El Club de Los Nostálgicos. En esta nueva entrega, el sonido del conjunto pampeano viene condicionado por la incursión del pop, amor y locura todo mezclado; entre el drama y la gloria, ahora como habitantes de la gran ciudad. La Buenos Aires de una vida cultural intensa y decadente a la vez. La que le da la espalda al Gran Río. Podrás comprobar si lo que ofrecen es para vos o si te pasa por el costado, ante la inmediatez de una música diseñada para el consumo virtual.

Las Sombras es un conjunto conformado por músicos oriundos de La Pampa. Ellos son: Nicolás Lippoli (Guitarra y Voz), Manuel Fernández (Guitarra y Voz), Mauro López (Batería) y Julián Pico (Bajo y Voz). En la adolescencia curtieron Punk Rock en Santa Rosa, años después diagramaron un proyecto con elementos de rock – blues en la ciudad de La Plata, para finalmente instalarse en el seno porteño deseando concretar un sueño. Lo que sigue es el sello discográfico Queruza como búnker fundamental para experimentar y producir.

Se trata de una banda repleta de canciones con estética y sonido rock vintage, insertos en la nueva escena de la música argentina. Estos cuatro amigos, que también participan de las bandas Knei y Los Siberianos, en el año 2016 lanzaron su álbum debut homónimo, grabado por el propio batero Mauro López con el apoyo del sello Queruza. Rápidamente obtuvieron reconocimiento en el under. Tienen la particularidad de que tres de los cuatro integrantes cantan y todos componen. Tuvieron su gran explosión dos años después con su segundo trabajo llamado Crudo. Así como lo dice su nombre, es un estado puro y delirante que perfora hasta la médula y fue grabado en formato vivo por Mario Breuer, ingeniero esencial del rock argentino.

“Si los anteriores discos buceaban por el cancionero nacional de los años ’60 y ’70, con el nuevo se sumergen sobre los ’80. Se trata en realidad de un extraño álbum que contrasta con todos los anteriores, lo cual demuestra la versatilidad del grupo”.


En una entrevista con Fernando Guerrico, Julián Pico (bajo y voz) señala: “Hay algo en nosotros todo el tiempo de querer ir al frente, de movernos y hacer quilombo. Tenemos un germen casi inevitable de hacer lo que nos sale en el momento que empezamos a tocar y nos dejamos llevar”.

Después de girar con dos discos y varias presentaciones en vivo lanzan dos singles Lo que guarden tus ojos y La frase habitual que ya adelantaban un poco el cambio de sonido en la banda. En medio de la pandemia por covid-19 liberaron un show en vivo en Niceto, donde se los puede ver desplegar toda su energía arriba de un escenario. El detalle: es en ese show donde presentan la canción que da título al nuevo álbum El club de los nostálgicos por primera vez.

Durante el 2020 presentaron en formato streaming el mediometraje El precio de la canción, que tuvo un gran recibimiento del público y la prensa especializada. La revista Rolling Stone de Estados Unidos los describió como “la nueva vanguardia del rock argentino” y Rolling Stone Argentina destacó en otro titular: “De La Pampa al mundo”. “Para nosotros eso fue un flash. No nos habían reconocido acá y nos reconocían en Estados Unidos” dijo Manuel Fernández (Guitarra y voz) en entrevista con IndieHoy.

El mediometraje fue un trabajo en conjunto con Diego Pincheria, director y realizador audiovisual. Si bien no actúan, algo de eso hay. A la vez sería una propuesta escénica que sirvió para llevarlo al formato en vivo en la reciente presentación oficial del nuevo disco en Teatro ND Buenos Aires.

Teatro ND

Si bien Las Sombras pueden resultar una banda misteriosa en cuanto a sonoridad, en el nuevo disco se distancian de la atmósfera sombría, proporcionada por sus anteriores obras, y ahora abren el abanico de posibilidades para llegar a otros espacios. Como diría Pappo, “ablandaron la milanesa”. Las Sombras más agresivas que recordábamos, aparecen dejando atrás el misterio y la épica. Ahora parecieran estar en estado doméstico, tal vez se cansaron de las idas y las venidas, de que nadie pague el precio de la canción o simplemente es tiempo de querer vender, peinarse al sol. Ahora todo gira alrededor del amor y la fusión pop. No está nada mal, aunque por momentos se vuelve repetitivo y acaramelado.

“Siempre estuvieron las ganas, el sueño y la curiosidad de tocar en escenarios de una provincia que no te pertenece, conociendo gente nueva y lugares nuevos. Hay un compromiso que sinceramente es muy grande, tenemos más responsabilidades, la vida es más difícil y es más complicado llevarlo, pero el compromiso siempre estuvo, no se duda”, dice Julián (bajo y voz) respecto a la energía puesta en la banda (Página/12).

La banda pampeana sigue haciendo propio en sus canciones el legado del rock nacional. “Compositivamente veníamos de discos donde estaba bastante en boga la cuestión del blues rock, dentro de un estilo que tal vez responde más a las décadas de los ’60 y los ’70. Ahora las canciones están trabajadas desde una cuestión más ligada a la canción, y eso permite que el oyente entre en otros climas”, dice Lippoli (Guitarra y Voz) en Página/12. Si los anteriores discos buceaban por el cancionero nacional de los años ’60 y ’70, con el nuevo se sumergen sobre los ’80. Se trata en realidad de un extraño álbum que contrasta con todos los anteriores, lo cual demuestra la versatilidad del grupo.

“En Particular, “no podés amar” se repite como un mantra, como síntoma de toda una generación. Algo en lo que Las Sombras indudablemente se destaca es en la creación de títulos de canciones convincentes”.


El Club de Los Nostálgicos fue producido y mezclado en Buenos Aires por Norman McLoughlin , quien tocó todos los sintetizadores del disco. Contó con la colaboración de Maxi Leivas en grabación. El arte de tapa estuvo a cargo de Manu Casca y Santi Pozzi. Próximamente será editado en vinilo a través del sello Queruza. Luego de la gira nacional se presentarán en México y varios países de Latinoamérica.

Después de leer el título del disco, cualquiera podría prever que está dirigido a los melancólicos del mundo de hoy. Y en efecto, algo de eso hay; sin embargo, en Parque advierten: “El futuro es un problema si vivimos del pasado”. La canción El mundo de hoy reza “Yo no quiero ser parte de este mundo de hoy”. “Puedo morir cantándote versos” en Vidrios y en Particular, “No podés amar” se repite como un mantra, como síntoma de toda una generación. Estos fragmentos, por nombrar algunos del disco; pero algo en lo que Las Sombras indudablemente se destaca es en la creación de títulos de canciones convincentes. Además, la experiencia les lleva a dominar mejor los tempos, la estructura y el efecto psicológico de los sonidos.

Todo puede hablar de todo y no decir nada: hay letras que no necesitan tener causa y sentencia, simplemente son estrofas dentro de una canción y ya. Es válido, siempre y cuando existan grandes pedazos de música madre que respalden el vacío lírico. Cierto es que para subsistir en la industria posmoderna pareciera que sólo hacen falta unas cuantas dosis de pop: sintetizadores, percusiones y baterías programadas, coros y solos de guitarra (jugando con efectos). Es una búsqueda comercial a través de melodías tranquilas y estribillos potentes. Persiguiendo el hit a través de horas y horas de consolas mientras la vida se va en los detalles.

El disco se caracteriza por esos detalles de las canciones, donde cada una tiene un momento especial, generando así un álbum ameno, melódicamente agradable. Aunque resulta frágil en lo que a letra respecta, cabe decir que el caos y la falta de fe siempre funcionó. Quiero decir que las letras tienen el rigor que pide la canción, y eso da como resultado que por momentos parezca algo vago de contenido. ¿Pero, acaso el pop no es el lugar propicio para dejar fluir la monotonía y el desamor?, ¿De qué otra cosa se puede hablar en el pop si no es sobre el maldito amor?

Foto: Manuel Cascallar

En cualquier caso, estamos ante uno de esos discos donde la nostalgia cumple un papel importante a la hora de valorarlo, puesto que musicalmente no aporta apenas nada nuevo, salvo la búsqueda de un sonido más accesible para llegar a públicos más amplios, aunque por suerte sin perder ese espíritu de improvisación que aparece en diferentes momentos y que al menos dota de algo de interés a este disco.

Resumiendo, en pocas palabras, ya no hay en Las Sombras rock desafiante. Lo que hay ahora es pop amigable. En este disco encontraremos un marcado carácter intimista que contrasta de sobremanera con el estilo anárquico que demostraban en sus anteriores obras. Y quizás sea eso lo que vuelva interesante la nueva propuesta. Una certeza: No hay mejor forma de conocer a Las Sombras que viéndolos en vivo.



Las Sombras
El Club de Los Nostálgicos
Queruza
2022
Spotify

Related posts
Música

Machi Rufino: “Soy uno de los músicos que más discos grabó con Spinetta”

Vértices

Jacqui Casais: "Tocar canciones que me acompañaron en distintos momentos de mi vida me ayudó a atravesar el aislamiento"

Música

Juan Subirá: "La música y las canciones te permiten darle a esas voces que ya no están otro lugar"

Música

Melodía y Drama | Sensibilidad pop de aroma romántico y guitarrazos

Suscribite a nuestro newsletter y mantenete informado.

[mc4wp_form id="14"]