Identidades

Lxs pibes tienen la palabra | Reflexiones en torno a la marcha en conmemoración de la Noche de los Lápices

El pasado viernes 16 de septiembre se vivió en la ciudad de La Plata la marcha en conmemoración de la Noche de los Lápices. Lxs jóvenes fueron protagonistas de este evento. ¿Qué mueve a lxs jóvenes nacidos en democracia a marchar?


Por Sol de los Andes.

El glitter en la cara de lxs pibes me recuerda que el presente habita el pasado.

Son pasadas las 14.00 hs y las calles de La Plata tienen la mística previa a una marcha, mientras que lxs jóvenes de Nietes montan la bandera con la dedicación y el ímpetu del primer amor. Estaba pronosticado un día nublado, pero el cielo se abrió para lxs cientos de pibes que, luego de dos años de pandemia, marchan este 16 de septiembre en conmemoración de la Noche de los Lápices.

El calor comienza a asomar, se siente la primavera, y la alegría de lxs presentes contagia. La caravana se prepara para salir de Plaza Italia y terminar con un acto en el Ministerio de Infraestructura Bonaerense. La consigna de este año es clara: “A 46 años de la Noche de los Lápices decimos: Los sueños no se proscriben, con Partido Judicial no hay democracia”.

El 16 de septiembre de 1976 y los días posteriores, la Policía de la Provincia de Buenos Aires secuestró y torturó a diez estudiantes de secundaria de la ciudad de La Plata. De lxs diez estudiantes, cuatro de ellxs, Gustavo Calotti, Pablo Díaz, Patricia Miranda y Emilce Moler sobrevivieron, mientras que los seis restantes, Claudio de Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel A. Racero y Horacio Ungaro, continúan hasta el día de hoy desaparecidos. Este hecho, popularmente conocido como La Noche de los Lápices, ha atravesado desde la vuelta de la democracia a las juventudes argentinas. Estxs jóvenes militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios que pedían por el boleto estudiantil, tenían ideales, sueños, convicciones políticas e ideológicas, proyecciones para un país mejor, más justo y más igualitario.

Esa semilla florece y crece fuerte, más de cuarenta años después, en las nuevas generaciones.

“Estos jóvenes militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios que pedían por el boleto estudiantil, tenían ideales, sueños, convicciones políticas e ideológicas, proyecciones para un país mejor, más justo y más igualitario”.


“Nos parece que es importante recuperar estas historias de lucha, el legado de una juventud que luchaba y que creía en otro mundo posible”, me dice Ana Tauil, de Nietes.

Lxs jóvenes son los protagonistas de esta movilización. La Unión de Estudiantes Secundarios, quienes convocaron a la marcha, los centros de estudiantes, la juventud peronista, agrupaciones de izquierda y otras agrupaciones sociales y políticas, toman las calles de La Plata en una procesión organizada, pero al mismo tiempo salvaje. Organizada, porque la caravana avanza sin mayores problemas por las calles de la ciudad, mientras la vida continúa a los costados y la gente transita, observando a lxs pibes que saltan, gritan, exigen, recuerdan. Salvaje, porque la huella de las juventudes se ve en todas partes: los carteles que recuerdan a los desaparecidos, las consignas pidiendo por la ley de conectividad, las canciones ovacionando a las juventudes, el glitter, la espuma, el lenguaje inclusivo que se escucha en cada momento.

La bandera de Nietes se alza firme entre el tumulto, junto a sus pares, otrxs jóvenes que a pesar de quizá no ser familiares de desaparecidos, se sienten convocadxs por el pasado.

Nietes es una organización que se fundó a finales del 2019, y está formada por nietxs y jóvenes familiares de detenidos-desaparecidos durante la última dictadura-cívico militar. Como representantes de sus tiempos, lxs Nietes miran al pasado con la lupa del presente, pensando en la perspectiva de género, las disidencias sexuales, utilizando el lenguaje inclusivo y debatiendo aún cuál es su lugar en la lucha por la memoria y los Derechos Humanos.

Bajo su logo negro y verde se lee la frase qué más interpela: lxs 30mil nos faltan a todxs.

Nada puede ser más cierto en esta marcha. ¿Qué hacen, si no, cientos de jóvenes marchando y recordando un pasado que les es ajeno, lejano, extraño? Jóvenes nacidxs y criadxs en democracia, que votan a los 16, qué tienen todas las instituciones a su disposición. Las marchas, actos y conmemoraciones no son solo en La Plata, sino que se extienden a lo largo y ancho de todo el país.

¿Qué mueve a lxs jóvenes a marchar este 16 de septiembre?

“Tenían nuestra edad”, continúa Tauil. “Hay una cercanía generacional que nos interpela. Después nos parece importante porque si lo que la dictadura vino a hacer fue a desarmar ciertos lazos de solidaridad y de organización social, en esta fecha es importante impulsar a las juventudes a que se involucren, que piensen en la política y en la militancia como una posibilidad para luchar por sus sueños.”

El pasado también habita el presente. Lxs Nietes lo afirman cuando cantan “les 30mil están presentes una vez más” y “de la mano de les pibes vamos a vencer”. Graban videos con sus celulares y los suben a sus redes sociales (@nietesorg), las mismas qué utilizaron para convocar a marchar y desde donde se posicionan como organización.

Ana Ríos afirma que también es importante la resignificación y la reivindicación: “La reivindicación de esxs compañerxs detenidxs-desaparecidxs durante la Noche de los Lápices que tenían la decisión de organizarse, de militar, de querer cambiar las cosas. Es la consigna de: No era solo un boleto, querían cambiar el mundo”.

Llegamos al Ministerio de Infraestructura Bonaerense y, mientras la caravana entra en la plaza, lxs Nietes repliegan la bandera y se salen del camino, hacia un costado. Mientras comienza el acto, arman una glorieta de lona verde e instalan un puesto de serigrafía. Están dispuestos a dejar su sello. Ponen la mesa, los materiales, los cordones para colgar las impresiones, y la bandera de fondo. De a poco se va congregando gente alrededor del puesto, y papeles, telas, tote bags comienzan a circular. Rápidamente, los cordones se llenan de producciones frescas. Todxs quieren este diseño original, realizado por una de las chicas de Nietes especialmente para la fecha. Lxs pibes deciden poner un costo recomendado de cien pesos, pero se venden a colaboración.

El evento termina y unas bandas se preparan para tocar y cerrar la jornada, mientras la multitud de jóvenes se abraza, ríe, canta. “Las marchas del 16 acá en La Plata son una fiesta”, afirma Ríos, y tiene razón.

¿Qué rol tiene esta nueva generación en la lucha por la memoria y los Derechos Humanos?

Para Ana Tauil, el rol de las nuevas generaciones en los Derechos Humanos es ser modelo para otrxs, interpelar a otrxs jóvenes, que quizá no se sienten convocados por la política tradicional. “Podemos contagiar sensibilidad a nuestros pares”, sostiene.

“Yo creo que esta generación tiene este desafío de construir una memoria sobre un hecho que no vivió en primera persona, pero que la atraviesa constitucionalmente. Una historia que hace que el país esté hoy viviendo un montón de cosas que son consecuencia primera de lo que pasó en la dictadura”, agrega Ana Ríos.

Las juventudes han alzado y sostenido muchas luchas en los últimos años, algunas nuevas y otras no tanto. Como recalca Ríos, sostener las banderas del Nunca Más, Juicio y Castigo y la búsqueda de lxs nietxs apropiados es aún tarea de las juventudes. La memoria del pasado reciente no les es ajena, menos después del atentado a la vida de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Conmocionados por los hechos de las últimas semanas, esta movilización pone las cartas sobre la mesa: lxs pibes sostienen que la violencia política no es ni será nunca el camino.

La socióloga argentina Elizabeth Jelin sostiene que no hay una sola memoria, hay memorias en plural. Y estas memorias están en constante puja, lucha, cambio, reinterpretación. El ayer vive en el hoy, en las formas en que lo entendemos, lo atravesamos y lo vivimos.

“Conmocionados por los hechos de las últimas semanas, esta movilización pone las cartas sobre la mesa: lxs pibes sostienen que la violencia política no es ni será nunca el camino”.


Cada generación tuvo sus desafíos a la hora de enfrentar el pasado. En los ’90, los miembros de H.I.J.O.S y toda una generación, tuvieron que vivir las leyes de impunidad en el marco del neoliberalismo. Hoy, lxs jóvenes ven al pasado desde las problemáticas del presente. Construyen su lugar en este mundo con el pasado a cuestas, sí, pero también con el mañana como horizonte. Y parados en las infinitas posibilidades del hoy.

Mientras concluye la caravana, atardece y comienza el fin de semana en La Plata, pienso que hacer memoria no es solo pensar el pasado, es construir presente y futuro. Memoria es devenir, y ese devenir está en manos de lxs jóvenes.

Lxs pibes tienen la palabra.

Related posts
Poéticas

Memoria fantasma: Un canto para enfrentar el olvido prematuro

Literaturas

Lucía Vargas: "Volver la mirada hacia el pasado añorado no necesariamente tiene que ser algo doloroso"

Literaturas

24 de marzo | Los libros de la buena memoria

El Pregonero

A 20 años del 2001: La memoria imborrable de un pueblo unido