Literaturas

Relatos de Wolfgang Borchert | Una antología plagada de esquirlas

Los trece relatos reunidos por Editorial de todos los mares configuran el universo generacional del escritor alemán de la posguerra, donde la crítica moral y la denuncia hacia la violencia institucional retratan la brutalidad de una sociedad sumida en la anomia.


Por Claudia Sobico.

Quiero empezar hablando de Borchert, porque la urgencia de saber acerca del Borchert escritor fue lo primero que me ocurrió al empezar a leer sus textos. ¿Quién es este escritor que narra el desastre absoluto desde adentro, tan cruda y tan sensiblemente, sin concederse el derecho a perder la lucidez? 

Wolfgang Borchert nace en Hamburgo, Alemania, en 1921. A los veinte años, en marzo de 1941, ingresa a trabajar en un teatro. Su aspiración personal, además de escribir (ya lo hacía desde los quince) era actuar. En junio de ese mismo año le llega la convocatoria a alistarse en el ejército. Con la promesa de una gloriosa Alemania, Hitler pide a sus seguidores que tengan fe, que se sacrifiquen en el presente para alcanzar un futuro triunfante. Muchos aplaudieron sus fervientes discursos en contra de los partidos tradicionales y ovacionaron con admiración el carisma y la pasión visceral del Führer que se prometía a sí mismo como el salvador: el destructor de un pasado de pobreza y el creador de un porvenir económicamente esplendoroso. Borchert, a diferencia de muchos de sus compatriotas, hubiera preferido continuar con su vida ordinaria. 

Literariamente, se lo considera el más representativo de la denominada generación joven, aquella que se distanciaba de la generación anterior de escritores, quienes habían apoyado el fascismo. Los relatos de este libro, y también los pocos personajes teatrales que Borchert logra representar, están atravesados por la protesta moral contra la guerra y la violencia de Estado, postura que le costó varias acusaciones de intento de deserción y encarcelaciones por la Gestapo.  

“En ese momento explotó un ladrido estruendoso a nuestro alrededor y en nuestra dirección, un ladrido afónico de perros azules con cintos de cuero rodeándoles el vientre. Nos mantenían en movimiento y también ellos se movían sin cesar, llenándonos de terror a ladridos. Pero cuando uno ya había acumulado suficiente miedo y se calmaba podía ver que eran hombres en uniformes azul pálido. 

Caminábamos en círculos.”

“La literatura de Borchert no es sobre la brutalidad de la guerra y de lo que somos capaces, sino que se posiciona en el terror de un pie que avanza en el campo minado, un presente feroz donde no hay tiempo para elegir la palabra”.


La literatura de Borchert no es sobre la brutalidad de la guerra y de lo que somos capaces, sino que se posiciona en el terror de un pie que avanza en el campo minado, un presente feroz donde no hay tiempo para elegir la palabra. Hay urgencia y desesperación. Una escritura acerca de lo que vive y sobrevive donde solo hay muerte. 

“Cuando un fantasma habla, habla por cualquier boca. No hay forma de no oírlo”, escribe Eugenia Almeida en Inundaciones. La escritura de Borchert pareciera acumular todas las voces y todos los gritos. Como si llevara en las palabras el hambre, el frío, el horror del propio cuerpo y todos los cuerpos alrededor. 

“Y después señaló el esqueleto. Por favor no te rías, dijo, ese soy yo. ¿Lo podés entender? Vos me conocés bien. Decímelo vos, ¿es posible que eso que está ahí sea yo? ¿Te parece? ¿No te resulta terriblemente extraño? No tiene ningún parecido conmigo. Pero soy yo. Tengo que serlo. Pero no lo entiendo. Es tan terrible, tan extraño. Eso no tiene nada que ver con lo que yo era antes. No, por favor no te rías, pero todo esto me resulta tan terrible y extraño. Tan incomprensible y remoto.”

Los personajes de los distintos relatos están desolados más allá de su comprensión. Deambulan por vías de trenes interminables, conversan con sus muertos, los cuidan sobre los escombros. Hay un joven de veinte años que extraña a su madre, hay hambres disimuladas y amores inconclusos. Se preguntan qué será una despedida: 

“Somos la generación sin vínculo y sin profundidad. Nuestra profundidad es el abismo. Somos la generación sin suerte, sin hogar, sin despedida. Nuestro sol es estrecho;   nuestro amor cruel, y nuestra juventud es sin juventud. Somos la generación sin frontera, sin inhibición ni resguardo: nos expulsaron del corralito de la infancia a un mundo que nos han preparado quienes por ello nos desprecian.”

Uno de los relatos de este libro, Pero si de noche las ratas duermen, fue llevado al teatro en Chile y ahí nació la semilla que después resultaría en la traducción de este libro. 

“Me gusta mucho su escritura condensada, tan aparentemente simple y a la vez tan poética”, dice Micaela van Muylem quien tradujo algunos relatos de Borchert a pedido de Guillermo Ugalde, un director de teatro chileno que buscaba una traducción que pudiera adaptar para el escenario. Hasta el momento la única traducción que existía era de España,  de los años 90. “Una versión muy peninsular, muy castiza y ya agotada. Los textos necesitan renovar sus traducciones y era necesaria una traducción acá en Latinoamérica”. 

Micaela van Muylem, profesora titular de las cátedras del área de Literatura y de Traducción literaria en la Universidad Nacional de Córdoba, cuenta que crearon un grupo de traducción llamado Malas Hierbas para realizar este trabajo. “Las traducciones se enriquecen si se trabaja de manera colectiva. Tuvimos muchas discusiones para elegir las palabras que pudieran hacerle justicia a la poesía de Borchert respetando la sobriedad de su prosa.”  Después de un tiempo, las traductoras contactaron a Gerardo Coccio, el editor de De todos los mares, (Capilla del Monte, Córdoba), quien aceptó publicar esos relatos y pidió más.

El libro se publicó en septiembre de 2023. En el prólogo, escrito por Annekathrin Schafer, licenciada en Estudios Culturales, Historia del Arte y Literatura Comparada, hace un muy interesante recorrido por la situación política y literaria de la Alemania de la Segunda Guerra. También relata la vida del escritor y analiza sus textos con detalle y erudición. Encuentro este prólogo especialmente relevante, no solo por los datos, sino porque nos permite realizar una lectura más rigurosa acerca del cruce entre literatura y realidad.  ¿Hay un compromiso que debería asumir un escritor, una escritora cuando la situación política se torna peligrosa?



Wolfgang Borchert
Relatos
Editorial de todos los mares
2024

Related posts
Poéticas

Quitaesmalte & Aluminio | Poemas que alojan lo sagrado

Literaturas

Gustavo Makrucz: “El espacio público es de todos los que se apropian de él y los juegos callejeros son muestra de eso”

Poéticas

Pablo Andrés Rial: “El presente te lleva siempre a la memoria”

Vértices

Alejandro Vaccaro: “El acceso a todo tipo de literatura hace al crecimiento de una nación”

Seguinos en las redes @rudalarevista Revista ruda