Poéticas

La culpa ya no es de tus padres: Poesía urgente y melancólica

Publicado en plena pandemia, el segundo poemario de Sofía Gómez Pisa revela una escena de poetas comprometidos con sellos editoriales independientes. Una fórmula para que florezca poesía urgente y eficaz.


Por Lean Fuentes. Foto: Julieta Bugacoff

En el medio de una de las mayores crisis del sector editorial independiente, a raíz de la pandemia Covid-19, la posibilidad de publicar se ha convertido en una tarea heroica. Algunos sellos abandonaron proyectos, otros avanzaron hacia el camino de armar cooperativas de trabajo para continuar produciendo libros; mientras miles de jóvenes poetas se ven a sí mismos luchando/escribiendo por la renovación de la literatura argentina.

El gen principal de las editoriales independientes es su libertad al momento de decidir qué editar y publicar, se prioriza la calidad literaria e intelectual por sobre el rédito económico de dicha publicación. La mayoría de los autores que integran catálogos en sellos autogestivos están iniciando sus primeras armas y muchas veces no generan ventas; aún así los sellos apuestan. Es de suma importancia la permanencia de editoriales alternativas para poder garantizar la bibliodiversidad en la república de las letras. Considero que los nuevos poetas son sintéticos, adictos y estéticos. En otro orden de cosas: pensadores jóvenes que están deconstruyendo la palabra.

Este es el caso de Elemento Disruptivo Editora, quienes apostaron en el trabajo que realizó Sofía Gómez Pisa, poeta argentina súper vanguardista. Sofía nació en 1990. Vivió gran parte de su vida en Parque Patricios. Es periodista, escritora y entre sus aficiones pro­fesionales se encuentran también la prensa y el marketing digital. Publicó Ella, la muerte o dios (El ojo del mármol, 2016) y la plaquette Nativa Digital (Rama Dorada, 2017). La culpa ya no es de tus padres es su segundo poemario.

“Tal vez los artistas que nacieron en los noventa sean el último cardumen capaz de comprender la vida analógica y la transición hacia lo digital, es por eso que son perfectos melancólicos y sumamente efectivos al momento de destruir”.


Poeta + Sello = Libro: Esa es la fórmula final para que florezca una poesía de carácter urgente y eficaz. La culpa ya no es de tus padres es el nuevo poemario de Sofía, que surge como consecuencia de una época y manifestación de una cultura joven. El trabajo que realiza la autora con la palabra se enmarca en esa corriente literaria de jóvenes poetas, que escriben por sí mismos y para sí mismos; simplemente para empoderarse del verdadero significado de su existencia. En un mundo que se pausó, qué hacer con tanta soledad amontonada, tanto encierro… Lo único que se necesita para escribir es tener algo para decir y tiempo.

(…)

me quede quieta
para contemplar
que no está mal

que pase el tiempo
y que no esté pensando en nada

De movida el libro sentencia que buscar la “verdad” depende solo de uno mismo. Promueve una prosa poética que se escribe de forma urgente, escenifica la realidad de alguien que lucha contra la idea de convertirse en un adulto mediocre, mientras labura como community manager y bucea en el océano digital, de a ratos dispara líneas, pedazos de frases. La contraseña es: ninguna palabra perdida.

Tal vez los artistas que nacieron en los noventa sean el último cardumen capaz de comprender la vida analógica y la transición hacia lo digital, es por eso que son perfectos melancólicos y sumamente efectivos al momento de destruir.

(…)

crecí con MTV a la cabeza
en una generación a la que
no le importa tu opinión

Es la vida que pudre, y se escribe a pesar de estar insertos en un mundo horrible, incluso se escribe a pesar de la poesía, mientras las grandes bibliotecas se caen a pedazos y los ángeles buscan solución a todos sus problemas en el suicidio; los sobrevivientes avanzamos porque sabemos que la única forma para no enloquecer es a través de la escritura.

(…)

encontrar el lugar
que uno debe ocupar en el mundo
es doloroso

Un sentir en el que solo importa el futuro hacia donde miran los poemas de Sofía, pero en el que siempre queda un asidero del pasado: “Desde afuera nadie pensaría que hubo fuego, ruinas y una guerra entre los dos” dice uno de los poemas que condensa justo esa nostalgia. Una potente imagen cargada con toda la fuerza de los poemas de desamor.

Es preciso comprender que un poema también es un emblema de lucha. Resulta indispensable para entender todo esto. El mobiliario de la poesía y la posmodernidad. El arte del mal amor, y la idea de morir sin bailar; otro pasatiempo muy ruidoso. Detrás de toda batalla gigante hay un lugar común.

(…)

el desorden en la habitación
un cigarrillo más y rock alternativo
toda mi vida
por el piso

El libro suena a punk rock, es así como se leen los poemas de Sofía. Avanzan rápido, la voz es firme y la simpleza de la poética su mayor virtud. Eso es significativo; sintetizar la poesía para nuevos lectores es entender que se escribe para un nuevo público. Lo breve es dos veces bueno.

(…)

me queda la remera de dos minutos,
el pin y el vacío

En resumen, La culpa ya no es de tus padres establece un vínculo entre un pasado descuidado, un presente alarmado y un futuro de duelo para reconstruir.

un día salís al balcón
y el viento cruje
la calle sigue igual:
violenta, gris y contestataria
pero vos
tenés una certeza:
la culpa ya no es de tus padres



Sofía Gómez Pisa
La culpa ya no es de tus padres
Elemento Disruptivo
2020

Related posts
Visuales

La conversación infinita | Un círculo donde las intenciones nunca se plasman

Literaturas

Valeria Román Marroquín: "Sostener que la mera escritura ya es revolucionaria es una posición muy fácil, porque implica no ir más allá de su ejercicio hacia la organización colectiva"

Visuales

Las Oceánicas | La poesía como el lugar de lo posible

Vértices

Jacqui Casais: "Tocar canciones que me acompañaron en distintos momentos de mi vida me ayudó a atravesar el aislamiento"

Suscribite a nuestro newsletter y mantenete informado.

[mc4wp_form id="14"]

Worth reading...
Fede Llera: “La victoria puede ser un lugar incómodo, demasiado exigente y trabajoso de mantener”