Vértices

Moto Perpetuo Farm: “Apenas hemos arañado la superficie de lo que el cannabis tiene para ofrecer desde el punto de vista médico”

En Oregon, Estados Unidos, se encuentra la Moto Perpetuo Farm, que además realizar las típicas actividades de una granja común y corriente, se dedica a la producción y venta de productos a base cannabis. Conversamos con su propietario acerca de sus métodos poco convencionales y cómo lograron establecer una producción de cannabis a gran escala cuando todavía no era legal su consumo recreativo en ese estado.


Por Mariano Pugliese. Fotos Moto Perpetuo Farm

Portland es, por lejos, la ciudad más poblada del Estado de Oregon (653.115 habitantes). Sus principales atractivos turísticos son: el Zoológico de Oregon, el Museo de Ciencias, el Jardín Japonés de Portland, entre otras tantas. Y sus principales actividades económicas son: la agricultura y la ganadería. Portland también es el hogar de Moto Perpetuo Farm, que además realizar las típicas actividades de una granja común y corriente, se dedica a la producción y venta de productos a base cannabis.

Tal y como cuenta su dueño, David Hoyle, la granja se inició a fines de la década de 1990 como una operación de productos especiales llamada Creative Growers. Con los años, se expandió para incluir la crianza de algunos cerdos para los clientes chef con los que trabajan. “Probé el cannabis por primera vez cuando era adolescente a mediados de los ’80”, dice Hoyle acerca de su experiencia personal con el cannabis. Pero la Moto Perpetuo Farm se introdujo en el negocio cannábico en 2014: “un grupo se acercó a nosotros en busca de un cultivador que proporcionara cannabis cultivado orgánicamente y de alta calidad, para pacientes médicos en Oregon. El cannabis aún no era legal para uso recreativo en el estado, pero vimos esto como una oportunidad para implementar y probar métodos de producción a escala, que podríamos aplicar una vez que la legislatura de Oregón aprobara el cannabis recreativo”. Ya para 2016, se habían convertido en una de las primeras granjas en obtener una licencia en el estado de Oregon, lo que les permitió crecer en el mercado recreativo estatal. “En 2017 adquirimos una segunda licencia para ampliar nuestras capacidades de producción”, cuenta David.

La Moto Perpetuo cultiva alrededor de una tonelada de marihuana al año, de distintas cepas. El flujo de trabajo de la granja cambia estacionalmente. Cultivan todo el cannabis en invernaderos o al aire libre. La primavera es la propagación (clonación y siembra) y la siembra; en el verano, se hace el cuidado y el mantenimiento de las plantas y en otoño es la cosecha. El lado posterior a la cosecha de la operación de cannabis es durante todo el año. Una vez que el cannabis se seca y cura; ahí comienza el proceso de poda de las flores para el mercado. Además producen y venden porros preenrollados y una línea de hachís kief prensado, como así también material para hacer destilados y otro tipo de productos.

“La prohibición del cannabis y la posterior criminalización de sus consumidores tuvieron poco que ver con la salud y la seguridad de los estadounidenses y mucho con las agendas financieras y políticas, no relacionadas con el consumo de una planta, que es mucho mejor para las personas que el alcohol”.


Un método no tan convencional

Seguramente podríamos afirmar que Moto Perpetuo une tanto el mundo de la granja y como el del cannabis. Y el hilo que facilita la unión de estos mundos, probablemente sea el método que utilizan para criar chanchos. Además de darles los alimentos usuales para criarlos, parte de la dieta de estos cerdos es con cannabis. Y probablemente se estén preguntando: ¿estos cerdos se drogan? A esa pregunta Dave siempre responde que no, debido a que los alimentan con restos. “El cannabis es solo una parte más de la dieta de los cerdos, también reciben desechos vegetales (melones, tomates, verduras, etc.) de la operación de producción y granos suplementarios. Es una antigua tradición alimentar a los cerdos con el subproducto de las explotaciones agrícolas cercanas, como el jamón de Parma, por ejemplo”, explica David. Aunque él no cree que su método sea muy novedoso, es solo un complemento a cómo deberían criarse correctamente animales en una granja: “El cannabis es una parte de su dieta. Los criamos en una gran área boscosa abierta con mucho espacio para deambular y hurgar. La mayor diferencia entre cómo criamos a nuestros animales y el producto comercial convencional es el respeto. Damos a los animales mucho espacio para que sean cerdos, no les damos hormonas ni antibióticos y pasamos tiempo con ellos a diario”.

Aunque sus cerdos no están disponibles para consumidores directos, tienen una gran gama de chefs en el área de Portland que los compran para sus restaurantes. Especialmente al chef Vitaly Paley, del Imperial, quien, según cuenta Dave, planteó la idea de alimentar con cannabis a los cerdos antes de que el cannabis fuera siquiera parte de la operación de la granja.

Argentina, Oregon y la Legalización

La vez que Argentina más cerca estuvo de legalizar el cannabis, fue en 2014. Ese fue el año que más creció el movimiento cannábico. Luego con la asociación Mamá Cultiva a la cabeza y otros organismos que fueron naciendo, el reclamo comenzó a hacerse más presente, pero la legalización nunca llegó. Aunque este año se presentaron distintos proyectos para legalizar la marihuana medicinal en Castelli (Provincia de Buenos Aires) y en distintas provincias y municipios del interior del país, como: Villa Ciudad del Parque (Córdoba), Misiones y varios lugares de Bariloche.

La marihuana se legalizó en Oregon en julio de 2015. Esto fue muy beneficioso para los productores, que hacía años querían que esto sucediera. Ese momento fue decisivo, el anuncio de la legalización convocó a cientos de ciudadanos de distintas partes de Estados Unidos, para celebrar este acontecimiento. Fueron incluso personas que nunca habían probado marihuana en su vida, algunos fueron a iniciarse y otros a buscar información; esto último fue los mismo que pasó en la Expo Cannabis de Argentina, el año pasado. Obviamente el cannabis legal trajo un sinfín de beneficios para los distintos productores y emprendedores cannábicos del estado.

Debido a esto, David explicó cómo es el funcionamiento de la ley y los beneficios que le trajo a su emprendimiento.

En tu experiencia y porque en tu estado el cannabis es legal, ¿cuáles son los beneficios del cannabis legal?

El cannabis legal crea un mercado que permite al consumidor acceder a productos probados seguros y libres de pesticidas. Los requisitos estatales de pruebas son muy estrictos y se implementaron para proteger al consumidor de prácticas agrícolas deficientes, como el uso de pesticidas nocivos y otros productos químicos. Los ingresos fiscales generados para los estados y municipios locales también son bastante sustanciales. En 2019, Oregón recaudó más de $ 100 millones de dólares en ingresos fiscales y está en camino de hacer aún más en 2020. El mercado legalizado también ha creado aproximadamente 18.000 puestos de trabajo en toda la industria.

¿Cómo funciona la ley del cannabis en Oregon?

Brevemente: La Comisión de Control de Bebidas Alcohólicas de Oregon (OLCC) regula la industria según las reglas establecidas por la legislatura. Las reglas son muy estrictas y cubren todos los aspectos de la industria desde la semilla hasta la venta. Existen reglas estrictas en cuanto a producción, seguridad, distribución y ventas. Todo, desde los métodos de cultivo hasta el envasado final, está regulado y controlado. Todo el cannabis producido en Oregon se vende en Oregon, no hay envío a través de las fronteras estatales.

¿Qué opinas de los países o estados que prohíben el consumo de cannabis?

Creo que el cannabis debería ser legal para todos los adultos que quieran disfrutarlo.

¿Cuáles crees que son los beneficios del consumo de cannabis?

Creo que el cannabis tiene una larga lista de beneficios tanto médicos como para uso recreativo. Creo que apenas hemos arañado la superficie de lo que el cannabis tiene para ofrecer desde el punto de vista médico y espero que con el levantamiento de las restricciones tanto en los EE. UU. como a nivel internacional veremos más estudio en profundidad de los beneficios medicinales del uso de plantas enteras y aplicaciones de compuestos aislados.

¿Creés que de alguna manera la legalización del cannabis y la libertad están conectadas?

No estoy seguro de estar calificado para responder esa pregunta. Dicho esto, sí, el consumo de cannabis por parte de adultos en un mercado legalizado es una expresión de libertad, de que el gobierno les diga a los ciudadanos qué hacer o no hacer que no se base en hechos científicos o libertad. La prohibición del cannabis y la posterior criminalización de sus consumidores tuvieron poco que ver con la salud y la seguridad de los estadounidenses y mucho con las agendas financieras y políticas, no relacionadas con el consumo de una planta, que es mucho mejor para las personas que el alcohol.

En una entrevista dijiste que no eres un agricultor de marihuana, ¿puedes profundizar un poco más en ese concepto?

Una de mis citas favoritas que a menudo se me menciona. Lo digo porque no me identifico de esa manera, soy agricultor y cultivo una gran variedad de cosas, no solo cannabis. Cultivo más de 50 tipos diferentes de verduras, más de 45 tipos diferentes de tomates. El cannabis es una parte de mi granja, un cultivo, pero debido a los años de prohibición y el estigma creado alrededor de la planta, la gente quiere identificarme de esa manera. Es nuevo, diferente e interesante, por lo que la gente quiere centrarse en ese aspecto de lo que hacemos. Lo mismo ocurre con la alimentación de los cerdos con hojas de cannabis. No recibo ningún interés en el hecho de que a menudo alimento a los cerdos con variedades de melón de la herencia francesa, pero en mi opinión es la misma práctica.


Como una vez dijo Bob Marley: “La marihuana es solo una hierba”, y lejos de causar algún mal trae consigo muchos beneficios, tanto medicinales, como económicos. Y quizá también nos acerque un poco a esa definición de la libertad, que nadie sabe qué es. Mientras tanto, Moto Perpetuo Farm sigue ahí, como un ejemplo viviente, de por qué no debemos temerle a este cambio.

Suscribite a nuestro newsletter y mantenete informado.

Worth reading...
UTT: “La soberanía alimentaria implica que volvamos a conectar con el origen de lo que comemos”