Visuales

Fortaleza mujer en la hoguera de lo inconcluso

Vuelve a los escenarios la ópera prima de Marcelo Pérez, dramaturgo y director teatral, en el Teatro Calibán.


Por Pablo Pagés. Fotos Carlos García

Una manta dibuja medio círculo cuando hay luz. Y cuando no, aparecen los músicos detrás poniendo alguna composición de corte.

En este espacio escénico dos mujeres se debaten cuestiones que van del feminismo a la conciencia de la muerte, pasando por citas de distintos dramaturgos. Reinventan en cada paso esta conversación que se transforma en discusión a veces, emancipación en otras y preguntas en todos los casos.

Estamos sobre el piso de este “no lugar”, al que podremos definir como un sitio donde se puede hasta esperar a Godot, pero con una carga saturada hasta la depresión de estados que van y vienen de un lado a otro, como una bipolaridad en su apogeo. Si Godot no aparece lo hace una calavera que se encuentra en el piso llamando a la pregunta elemental de la existencia. Ser a la fuerza o no existir.

Esta puesta desarrolla un diálogo gimnástico poderoso con fuertes premisas que hacen del contrapunto femenino una inquietante espera de un final impredecible.

El dramaturgo y director de la obra, Marcelo Pérez, es también actor y poeta. Se formó con maestros como Ricardo Bartis, Sandra Fiorito y Norman Briski. De su ópera prima dice: “la pieza nace con la inquietud y entusiasmo de los cuerpos que integran parte de la cooperativa de intentar hacer algo juntos, tratar de generar algo parecido a una obra, sobre la posibilidad de escribir una obra y cómo sigue la cosa. El devenir siempre tan impetuoso impuso materia, esa materia inspirada en las actrices, tan parecidas, tan poderosas, tan inspiradoras…”

Hecha con palabras coloquiales y bastante familiares no abusa de los textos metafóricos ni de las grandes interpretaciones sobre todo porque el secreto está en lo más fácil, que es su condición existencial en la más catártica de las efusiones femeninas. “Los personajes empezaron a aparecer a través de la improvisación, en el juego vincular y de las consignas siempre lúdicas. Los construimos a pura intuición, juego y dirección. Explorando las actrices lugares, puntos personales para transformarlos en expresión”, señala Pérez.

Interpretada por Soledad Leone y Paula Flaks, la obra se pone al día, como un trabajo más, dentro del espacio del Teatro Calibán que preside Norman Briski.


Fortaleza mujer en la hoguera de lo inconcluso
Dramaturgia y Dirección: Marcelo Perez  
Intérpretes: Soledad Leone (Mujer 1), Paula Flaks (mujer 2)
Asistente de dirección: Nadya Perez Lugo
Teatro Calibán

Related posts
Vértices

Pompeyo Audivert: “El teatro revela que somos estructuras presenciales mucho más complejas, poéticas y metafísicas que aquellas que creemos ser”

Visuales

Elena Bossi: “El teatro es fundamentalmente nomadismo”

Vértices

Guillermo Jemar: “Todo lo que no debería faltar en la sociedad, las personas lo encuentran en el Borda”

Literaturas

Bahía Negra | Las fisuras del monoteísmo capitalista

Seguinos en las redes @rudalarevista Revista ruda
Worth reading...
UNA | Un eterno retorno para sobrevivir a la injusticia