El Pregonero

El humo los condena


Por Lito Pagés*

Si lo miramos desde una perspectiva histórica podríamos preguntarnos ¿por qué no lo van a hacer? Son los dueños de la tierra y los acompaña cierta impunidad. La que tuvieron desde que manejaban el puerto de Buenos Aires en la colonia, hasta que consolidaron su hegemonía luego de derrotar a las fuerzas federales y exterminar los pueblos autóctonos con la “campaña del desierto” de Roca y su generosa distribución de tierras, que se contaron por miles de hectáreas para cada uno de ellos.

La misma impunidad que lleva al presidente de la Sociedad Rural de Rosario a decir, que no fueron ellos sino “gente que anda por las islas en forma descuidada”. Ya se sabe, en boca de este sector social, la culpa siempre la tienen los negros.

La misma impunidad con la que Mauricio Macri -fiel representante de estos intereses- arrasó el país con su modelo económico para pocos, con la complacencia de la Sociedad Rural, los sectores financieros y las multinacionales.

No podemos esperar, entonces, que los mismos que tributan al modelo agroexportador sojero y su paquete tecnológico contaminante que arrasa con la biodiversidad, tuvieran preocupaciones ecológicas o medioambientales. Su finalidad es el lucro a como dé lugar. Los guía un apetito desenfrenado por la renta de la tierra y no aceptan mediaciones de ningún tipo.

Lo cierto es que sus prácticas deterioran seriamente los humedales, su fauna y su flora. Ojalá que la multitudinaria manifestación ambientalista que unió Rosario con Victoria sea el medio para crear una conciencia social alrededor de este problema, que interpele a la sociedad política para que ésta la transforme en leyes que ordenen y pongan freno a esta depredación.

No nos olvidemos que la Ley de Humedales fue guardada convenientemente en un cajón por Alfredo de Angelis, senador por Cambiemos y tributario de los mismos intereses que los incendiarios.

El humo los condena.

*Licenciado en Geografía por la Universidad Nacional del Centro

Foto: Agencia TSS – UNSAM

Suscribite a nuestro newsletter y mantenete informado.

Worth reading...
La persistencia de la impunidad