Visuales

Lxs desobedientes | Un alerta ante el futuro sombrío

El tercer largometraje de Nadir Medina cruza registros documentales del Cordobazo del 69 con la ciencia ficción para abrir nuevos interrogantes acerca de las luchas sociales en nuestro territorio.


Por Laura Bravo.

Aunque esos mortales en el futuro están —escúchenme— ciegos. Les han quitado la vista debido a mil años de represión; han sido atormentados y limitados en la misma forma en que limitamos a los animales. Pero los Inmortales los están despertando, los van a despertar, debería decir, a tiempo para salvarlos.

Philip Dick

Nadir Medina define a Lxs desobedientes como una película de ciencia ficción con material de archivo. Mediante ese recurso, la Córdoba futura es atravesada por aquella que experimentó el Cordobazo y el Viborazo. En esa coyuntura, Alicia, conductora de trolebús, forma parte de una revuelta en contra de un gobierno totalitario.

El guion no fue escrito de manera convencional, se generó sobre la marcha como experiencia colectiva del director, el equipo de montaje y la cooperativa de actrices y actores que integró el reparto, es por eso que tiene rastros de collage en su hechura reforzados por la irrupción de preguntas y citas.

“Estas improntas espaciales dialogan, en la narrativa visual de Medina, tanto con escenarios distópicos brutalistas como con las luces nocturnas del puente del Bicentenario”. 


En tanto ensayo cinematográfico, el filme parte de una reflexión de Medina respecto a la militancia de su familia y en torno a lo vivido en su provincia en las décadas del ´60 y del ´70. La voz apasionada y visceral de Sandro es el telón de fondo de la insurrección desatada en las calles.

Explica Gordillo (2015) que el Cordobazo fue una rebelión popular y urbana con participación activa de obreros, estudiantes y vecinos. Si bien el primer objetivo era marchar y concentrarse en el centro, la manifestación ocupó distintos barrios de la ciudad, se expandió más allá de su territorio primigenio. Estas improntas espaciales dialogan, en la narrativa visual de Medina, tanto con escenarios distópicos brutalistas como con las luces nocturnas del puente del Bicentenario. 

El blanco y negro, el trabajo sonoro y las cintas del Archivo Fílmico Cervalli son los hallazgos de una película donde las trolebuseras, tal como sucedió en el conflicto de 2017 en que enfrentaron a Ramón Mestre, son heroínas excluyentes e incluso accidentales de una resistencia de base liderada por mujeres y disidencias.

Las locaciones oscuras, los silencios, la violencia y la incertidumbre refieren un futuro sombrío que acecha en la cercanía, que podría despertarnos como a Alicia (sólida interpretación de Vissani) en la cotidianidad anodina de nuestras vidas y trabajos.

El Cordobazo constituyó un rechazo a la dictadura de Onganía. Su vehemencia se expresó en la destrucción de símbolos del poder político y económico como grandes concesionarias de autos (en clara alusión a la industria automotriz) o el Círculo de oficiales. En el marco del crecimiento de las nuevas derechas, la desobediencia que propone el filme asoma como una alerta, como un recordatorio ineludible de que los ríos de la historia nunca fluyen en vano.

Lxs desobedientes (Argentina, 2022). Dirección, guion y fotografía: Nadir Medina. Elenco: Alicia Vissani, Santiago Zapata, Elisa Gagliano, Eva Bianco y Daniela Trakál. Dirección de arte y vestuario: Florencia Wehbe. Edición: Lucía Torres Minoldo. Sonido: Juan Manuel Yeri Racig. Música: Esteban Favaro. Duración: 62 minutos. Distribuidora: Materia Gris.

Related posts
Visuales

Amancay | Transitar el duelo desde la ternura

Visuales

Américo | Retornar para volver a ser

Visuales

Ran | Shakespeare por Akira Kurosawa

Vértices

Raúl Perrone: “Los tipos de mi edad me aburren, en los talleres y en mi vida siempre están los pibes y las pibas”

Suscribite a nuestro newsletter y mantenete informado.

[mc4wp_form id="14"]

Worth reading...
Américo | Retornar para volver a ser